lunes, 28 de noviembre de 2016

Hemos Leído/ Vicente Muñoz Álvarez/ Gas / Lupercalia Ed. 2016

LOS MUERTOS

Los muertos,
los que se van,
los que se hicieron sombra,
los que no son ya
más que un recuerdo.

Es duro contemplar
el rostro inmóvil
de un cadáver,
su cuerpo inerte,
sus manos rígidas,
sus párpados morados.

Es duro escoger
para él un ataúd,
encargar flores
y octavillas en su honor,
y especular después
sobre sus bienes.

Escuchar lo que se inventa
en el funeral el sacerdote
y dejarle luego a solas
con la tierra.

Durante algunos días
piensas en la soledad
de su cuerpo
consumiéndose en lo oscuro,
en el proceso extraño
de su descomposición.

Hasta que pasa el tiempo
y los muertos se quedan solos
 ahí abajo,
a merced de los gusanos,
soñando en sus hermanos vivos
y escuchando
el eco triste del vacío,
la voz muda
del infinito

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...

...

...

...