martes, 8 de noviembre de 2016

Hemos Leído/ Maribel Tena García/ Como suceden los árboles/ La Penúltima Ed, 2016

AUGURIO

El día que murió el padre de mi padre
una bandada de pájaros
sobrevoló los perales en dirección al río.
Parecían danzar sobre nosotros
un augurio medieval a destiempo.
A contra luz vimos
cómo deshilachaban el mediodía,
y rompían el silencio
con que ambos se habían amado.

Desde entonces escojo apenas
un puñado de palabras carnosas
en las que encontrar a mi padre.
Si hablo con él y él conmigo
combinamos únicamente
las veintisiete letras de este poema,
del mismo hueso crecemos
el futuro incompleto de las sílabas.

Pero cuando me abarca
y me aprieta contra su cuerpo
adquiere una dimensión exacta
nuestro escaso idioma:

cada abrazo prende la mecha

de un pequeño verbo incendiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...

...

...

...